Reseña #79: La Reina Sin Nombre

Hola!!! Volvemos ya por aquí con muchísimas ganas de leeros y reseñar libros y hablar de cosas :D
Hoy la reseña no la hemos hecho ninguna de nosotras sino que, sin quererlo y hablando con una buena amiga salió el tema de libros y le propusimos que hiciera una reseña (estaba hablando tan tan bien del libro que, ¿por qué no? :) Así que os dejamos con ella, no si antes recordar que habrá cambios en el blog en estos días.


Título: La Reina Sin Nombre
Autora: María Gudín
Páginas: 532
Editorial: B Ediciones (tapa dura)
Precio: 5,95€


Trilogía: La Reina Sin Nombre. Hijos de un Rey Godo. El Astro Nocturno.




SINOPSIS

Una niña huérfana es acogida por los albiones, un pueblo que en el siglo VI habitaba los montes del noroeste de España. Conocida por ellos como Jana, aprenderá los secretos de las artes curativas de la mano del druida Enol y participará activamente en los conflictos territoriales de su época. Su ímpetu la situará en el trono de Albión junto al rey Aster, su gran y único amor. No obstante, pronto descubrirá su ascendencia real y será reclamada y raptada por su verdadero pueblo: los godos.


OPINION PERSONAL

Nada más cruzar los arcos de un hipermercado había unos estantes de libros y me llamó la atención la portada y el título. Y al leer la sinopsis y ver el precio, definitivamente fue mío.
Al poco de estar leyéndolo ya estaba pidiendo que me regalasen el siguiente.
La Reina Sin Nombre es el primer libro de una trilogía escrita por la neuróloga María Gudín que, al margen de sus artículos científicos, empezó a escribir novela histórica (de España) cubriendo de ficción la parte no documentada de la misma.
Empieza en el Siglo VI (época de los godos) dando a conocer a los pueblos astures, cántabros, albiones y otras comunidades celtas, sus enfrentamientos y alianzas, deidades y religiones... ¡y sacrificios humanos por parte de un tirano sanguinario!
Y todo por una copa sagrada que no debe caer en las manos equivocadas. Una copa que una y otra vez, siempre deberá volver al Norte, donde le corresponde.
Es un texto un poco complicado de leer porque contiene muchas palabras antiguas (herramientas, enseres, ropas...) pero aún así no se hace pesado (al final hay glosario, mapas... aunque lo descubrí tarde).
La historia en sí es preciosa y hay un poco de todo en la medida justa: hechos y geografía antigua, amor, magia, acción, violencia,... luz y oscuridad.
Pero si algo te atrapa son los personajes de Aster y Jana, y todo por lo que pasan. No es un cuento de hadas, aunque en algunos momentos te hace soñar. Después te trae a la realidad.
Por alguna razón Enol me recuerda inevitablemente a Gandalf (Tolkien), esa figura paternal, que aparece y desaparece cuando más lo necesitas,... pero siempre está sin estar porque está haciendo lo que tiene que hacer.
La trama se divide en dos partes diferenciadas (Bajo Una Luna Celta y El Sol del Reino Godo), la juventud  de Jana en el Norte y su madurez en el Sur, en las que no entro en detalles para no hacer spoilers.
Tanto en este libro como en el siguiente hay que estar atentos porque algunos personajes tienen dos nombres, según el pueblo con el que tratan. Y van a ser mencionados en la siguiente narración. Por lo que recomiendo tener muy clara la relación de parentesco, amistad o enemistad entre ellos.


Puntuación:5/5


Para recorrer Hispania y Britania con druidas, guerreros y reinas sin nombre